miércoles, 28 de marzo de 2012

Érase una vez la crisis: Como todos los días, de José Vte.

Como todos los días

Como todos los días me levantaba a las 7 de la mañana.

Como todos los días me aseaba, me vestía, me tomaba un rápido café con leche, y me preparaba un pequeño bocadillo para el almuerzo de media mañana.

Como todos los días salía de casa, saludaba al vecino con quién coincidía en muchas ocasiones y comentábamos el tiempo que hacía durante el corto trayecto del ascensor.

Como todos los días cogía el coche y al rato llegaba al atasco a la salida de la ciudad, fugazmente nos mirábamos unos y otros, sin saludarnos, pero con la complicidad de quién ya es un conocido a fuerza de verse a diario.

Como todos los días, llegaba a mi puesto de trabajo, saludaba a todos los compañeros y, con algo de pereza al principio, empezaba, un día más, mi jornada laboral.

Hoy y como todos los días, me he levantado a las 8 de la mañana,
Hoy y como todos los días me he aseado, me he vestido con la camiseta y el pantalón de chándal habitual, me he preparado un café con leche, que he tomado lentamente, y he encendido la radio para escuchar las noticias de la mañana
Hoy y como todos los días he despedido con un beso a mis hijas que iban al instituto.
Hoy y como todos los días me he puesto delante del ordenador y para romper la rutina, he decidido escribir este corto relato.

José Vte.

 

4 comentarios:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Como todos los días Como todos los días me levantaba a las 7 de la mañana. Como todos los días me aseaba, me vestía, me tomaba un rápido café con leche, y me preparaba un pequeño bocadillo para el almuerzo de media mañana. Co.....

    ResponderEliminar
  2. José Vte., me alegro mucho de haber sido lo primero que he leído hoy, porque de todos los relatos que hay el de Arturo Fraga Salazar y el tuyo son los mejores pero el tuyo en plan serio tan serio como real, el otro igual de real pero es el otro lado de la cara. Sigue colaborando con nosotros. Me alegro mucho de leerte, José Vicente. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno.
    Sin artificios innecesarios, todo queda dicho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por los comentarios. Desgraciadamente la manera en que han cambiado las rutinas es algo que muchos empezamos a vivir en nuestras carnes y en nuestro día a día, sin que parezca que tenga fin.

    Saludos

    ResponderEliminar