miércoles, 13 de julio de 2011

Violencia

Tenía la cara roja por el esfuerzo, jadeaba casi sin resuello y el sudor empapaba su cuerpo. Con los brazos en alto, las manos apoyadas en la pared y las piernas abiertas sentía que podía respirar mejor.

Pero fue un alivio pasajero. El policía le abrió más las piernas con dos patadas demasiado fuertes, al tiempo que le golpeaba en los riñones con la porra.

El aire volvía a escapar de sus pulmones y sentía que se ahogaba.

  • ¿Por qué corrías? - repitió el policía a la vez que le daba un nuevo golpe.

  • Es.. esta... ba... Sól...

  • ¡Vamos! ¡Habla de una puta vez! ¿Por qué coño corrías?

  • Sólo... hacía... deporte – consiguió articular al fin.


Un nuevo golpe en su espalda le nubló la vista y le hizo perder el equilibrio. Ya en el suelo, notó las patadas y los golpes por todo el cuerpo.

  • Creo que te lo has cargado – dijo uno de los guardias.

  • Mejor, un hijoputa menos – respondió el otro lleno de odio.


Cuando recogieron el cadáver y en la calle desierta sólo quedaba alguna mirada furtiva tras los visillos, los dos policías regresaron al cuartel, justo para el cambio de turno.

Hechos los trámites imprescindibles, se cambiaron y salieron a la calle.

  • ¿Te vienes a tomar algo?

  • No. Hoy tengo que quedarme con los niños. En la fábrica de mi mujer siguen en huelga.

5 comentarios:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Tenía la cara roja por el esfuerzo, jadeaba casi sin resuello y el sudor empapaba su cuerpo. Con los brazos en alto, las manos apoyadas en la pared y las piernas abiertas sentía que podía respirar mejor. Pero fue un alivio pa.....

    ResponderEliminar
  2. Vaya Ebude, parece que tienes a las musas de tu lado, ¿como lo haces con este calor?

    ResponderEliminar
  3. ¡Bah! No tiene mérito, MA, vivo en el norte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dura historia de terror urbano. No hay nada peor que el abuso de autoridad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola, José Vte., en efecto, la autoridad, o mejor, el ejercicio de la fuerza ha de estar rígidamente controlada por el estado de derecho, ya que, en otro caso, se utiliza de manera abusiva y arbitraria.
    Saludos.

    ResponderEliminar