martes, 19 de julio de 2011

Autoestima

Salió dando un portazo y jurándose que nunca volvería. Cuando se cerraron las puertas del ascensor ya había comenzado a arrepentirse. Saliendo del portal se iba diciendo que, en realidad, no era para tanto. Y apenas había caminado cien metros cuando ya estaba pensando cómo volver y pedirle perdón.

Sólo había sido una pequeña infidelidad, una aventura, nada serio.

¿Quién no tiene una aventura? - se preguntaba -. Bueno, además de mí.

Pues eso, todo el mundo.

Llamó al timbre.

-Ábreme, por favor, le dijo al portero automático.

-¿Estás más tranquilo? - sonó una voz dura y exigente.

-Sí, sí, ya estoy bien.

Oyó el ruido que hacía el mecanismo al abrir la puerta a distancia y sintió un inmenso alivio. Camino del ascensor se reprendía: tengo que aprender a controlarme porque, si no, cualquier día se cansa y no me deja volver con ella.

2 comentarios:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Salió dando un portazo y jurándose que nunca volvería. Cuando se cerraron las puertas del ascensor ya había comenzado a arrepentirse. Saliendo del portal se iba diciendo que, en realidad, no era para tanto. Y apenas había cam.....

    ResponderEliminar