domingo, 3 de julio de 2011

Amor correspondido

Miró por la ventana medio oculta tras los visillos, para que él no la viera. Era la primera cita. No había sido fácil convencerlo para que aceptara, pero, finalmente también a él le pareció una buena idea.
Cuando lo perdió de vista al doblar la esquina, se apartó de la ventana. Siempre tendría el temor de que él terminara por dejarla, pero, entre tanto, estaba dispuesta a todo por retenerlo a su lado.


*


Cuando dio la vuelta a la esquina y estuvo seguro de que ya no podía verlo, dejó que su espalda cediera un poco bajo el peso de sus hombros y su barbilla perdió el gesto arrogante para ir a hundirse contra su pecho.
Desde que había tenido el accidente que la había dejado tetrapléjica, ella se empeñó en que tuviera una amante que la supliera, que le acompañara a pasear, al cine, a la playa y, sobre todo, que la sustituyera en la cama. Él trató de convencerla de que no necesitaba a nadie más, de que seguía siendo feliz a su lado. Pero todo fue inútil.
Por fin, terminó por hacerle ver que aceptaba su propuesta y por eso, dos o tres veces por semana salía de casa al caer la tarde y se pasaba varias horas paseando, en el cine o sentado en un banco del parque esperando el momento de volver junto a ella.

7 comentarios:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Miró por la ventana medio oculta tras los visillos, para que él no la viera. Era la primera cita. No había sido fácil convencerlo para que aceptara, pero, finalmente también a él le pareció una buena idea. Cuando lo perdió de.....

    ResponderEliminar
  2. Lástima, correspondido y no sabido. Muy bonito!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ana.
    El miedo a perder el amor de la otra persona puede acabar matándolo. Una terrible paradoja.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es el amor de la minusvaloración. Una discapacidad puede llevar a no valorarse lo suficiente., y es que el amor puede ser real y puro en cualquier circunstancia.

    Gracias por el retato, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  5. Hola, José Vte.
    Es muy difícil sustraerse al miedo de que no te quieran si enfermas, si te afecta alguna discapacidad, si ya no puedes aportar dinero a la casa, o no tanto como antes, etc.
    Eso puede hacer que se pierda la autoestima y, a partir de ahí, casi cualquie cosa es posible.
    Me alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  6. El amor incomprendido, cuando es por parte de tu pareja, es duro.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  7. Sí, Adivín, muy duro y casi siempre difícil de aceptar.
    Saludos.

    ResponderEliminar