miércoles, 9 de noviembre de 2011

Desprecio

Ernesto García entró en el baño aquella mañana con los ojos todavía cerrados por el sueño. Se lavó la cara y un poco más despejado se miró al espejo. No reconoció la cara que lo miraba interrogadora. Se encogió de hombros y se dio media vuelta dejándolo plantado en el espejo.

Cuando su mujer se levantó media hora más tarde, lo encontró yaciendo sin vida a la puerta del baño.

 

1 comentario:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Ernesto García entró en el baño aquella mañana con los ojos todavía cerrados por el sueño. Se lavó la cara y un poco más despejado se miró al espejo. No reconoció la cara que lo miraba interrogadora. Se encogió de hombros y s.....

    ResponderEliminar