lunes, 17 de octubre de 2011

Confianza

Rodeó la casa antes de decidirse a entrar. Trató de ver a través de las ventanas lo que estaba ocurriendo en su interior, pero era inútil, las persianas estaban bajadas y apenas ve veían unas rendijas de luz en la parte superior.
La llamada lo había trastornado. Nunca pensó que sentiría los celos que ahora mismo le estaban volviendo loco, hasta el punto de que se creía capaz de cometer cualquier barbaridad.
Por fin se decidió a entrar. El silencio que invadía la casa le confirmó la veracidad de lo que le había dicho el anónimo comunicante.
Subió a la habitación, abrió la puerta violentamente y encontró la estancia vacía y a obscuras.
- ¡Juan! ¿eres tú? - oyó a su mujer preguntar desde el piso inferior.
Se sintió como una cucaracha. Una llamada de un desconocido contándole una patraña había derribado la confianza en su mujer acumulada durante veinte años de matrimonio.
Se calmó, dibujó una sonrisa forzada en su cara y se dispuso a bajar.
En ese momento, alguien le dio un fuerte empujón y rodó escaleras abajo.
- ¿Crees que estará muerto? - dijo el hombre.
- No podemos arriesgarnos, ¡hazlo!  - ordenó ella, sin un temblor en la voz.
Cuando oyó el chasquido del cuello de su marido al romperse, no pudo evitar que una extraña sonrisa iluminara su rostro.
El hombre, al verla, supo lo que era el miedo.

9 comentarios:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Rodeó la casa antes de decidirse a entrar. Trató de ver a través de las ventanas lo que estaba ocurriendo en su interior, pero era inútil, las persianas estaban bajadas y apenas ve veían unas rendijas de luz en la parte super.....

    ResponderEliminar
  2. Esto va para Halloween?
    Está muy bien conseguido el ambiente y la sonrisa de ella
    Aplausos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ana.
    Muchas gracias por tus aplausos.
    No me había dado cuenta de que Halloween ya está a la vuelta del calendario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Como bien dice Ana, yo no se si es porque se aproxima Halloowen, pero lo has clavado, un cuento de miedo que causa terror. (Esa sonrisa que dibujas me ha recordado a la de Richard Widmark en "El beso de la Muerte" grandiosa película de cine negro de Henry Hathaway.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Cortito pero certero... jajajaja... se te quedan las pilosidades de punta y los ojos dilatados. Lástima que dure tan poco.
    Excelente!!!

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que te haya gustado, Ricardo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Aparte de parecerme buenísimo tu relato, Ebude, quería decirte que tiene 30 votos en google+. Lo que no sé es por qué aquí no aparece. Supongo que se ha ido pasando de sitio en sitio y habrán ido dando a tu relato más uno cada vez.
    Tu mismo puedes comprobarlo si me buscas en google+. Me llamo igual.
    Es genial. Me gustaría poder publicarlo por tí en tantos y tantos concursos que habrías ganado desde luego.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Isabel, por tu generoso comentario.

    ResponderEliminar