martes, 8 de marzo de 2011

Inspiración

Encendió el ordenador y esperó impaciente a que estuviese listo para abrir el tratamiento de textos.

Tenía la necesidad de escribir. Tras varios días de sequía narrativa por fin aquella sensación tan familiar cuando la inspiración se hacía presente había regresado.

La pantalla en blanco le hizo dudar unos segundos. Por fin, escribió de un tirón: "nada"

7 comentarios:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Encendió el ordenador y esperó impaciente a que estuviese listo para abrir el tratamiento de textos. Tenía la necesidad de escribir. Tras varios días de sequía narrativa por fin aquella sensación tan familiar cuando la inspir.....

    ResponderEliminar
  2. jejeje, el miedo del portero ante el penalty. Perdón, el miedo del que quiere o debe de escribir ante el folio en blanco.

    Muy acertado

    ResponderEliminar
  3. Hola, José Vte.
    A veces las historias salen solas y otras no salen por más que se busquen. Será que las musas andan distraídas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Las musa, que a veces se toman vacaciones!

    ResponderEliminar
  5. Escribir... hay días en que es como darse caramonazos contra la pared...

    ResponderEliminar
  6. Hola, MA. Sí, a veces se toman vacaciones y otras veces otras preocupaciones nuestras no les dejan espacio y no pueden hacer su trabajo.

    ResponderEliminar
  7. Esos días, Céfiro, lo mejor es ni intentarlo, ya llegará el momento sin que lo forcemos. Lo malo es para quien deba escribir por obligación. A ése lo compadezco, por más que, en algunos casos pueda sacarles del apuro el oficio.

    ResponderEliminar