lunes, 16 de agosto de 2010

Reproches

Estaba de pie ante él con los ojos arrasados en lágrimas. Pensó que sería fuerte, pero, en el último momento, sus nervios la traicionaron. Sin embargo, ya nada sería igual a partir de ahora; ya no habría más miedos, ni más risas; no habría más celos, ni más amor. El mundo sería más gris y menos amable; ya no habría más pasión.
Le dirigió una última mirada: su cara había dejado de parecerse a la del hombre que tanto había amado.
Antes de girarse por completo, no pudo evitar un último reproche: “¿por qué has tenido que hacerlo; por qué has tenido que morirte y dejarme sola?”

4 comentarios:

  1. Este relato traspasa el sentimiento. ¿Quién no ha perdido a un ser querido y ha sentido algo parecido en algún momento? Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te haya gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado ¿Quien o a quien, no le han hecho un reproche alguna vez?
    ¡Y cómo duelen!
    Decirte que hoy eres el patrocinador de mis post, lo puedes ver en
    http://laporteriadenela.blogspot.com/2010/08/lindsay-lohan-libre-como-un-pajarillo.html
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te haya gustado.
    ¡Vaya! muchas gracias por lo del patrocinio. Es un honor.
    Saludos.

    ResponderEliminar