viernes, 30 de julio de 2010

Elección

Caminaba por la orilla dejando que las olas más atrevidas le bañaran los pies. Una tristeza infinita se había apoderado de él y aquella soledad, en contra de lo que se podría pensar, la hacía más llevadera.
Pero tenía que tomar una decisión: seguir caminando por la orilla y crecer hasta convertirse en un relato o, quien sabe, quizás en una novela o...
Lo decidió de pronto, giró noventa grados y se internó mar adentro.

4 comentarios:

  1. Gracias por participar Avelino.
    Me parece que la decisión de esas letras fueron las acertadas, me ha parecido un micro a destacar por su valentía.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por tu amable comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡La profundidad del mar adentro! Sin los vericuetos de la silueta fractal e infinita de la playa, pero concentrando la sal en el agua de la vida... :]
    Deja mUCHo qué pensar... Y mUCHas ideas en las cuales sumergirse.
    ¡mUCHos salUCHos de UCH! :]

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que te haya gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar