miércoles, 7 de septiembre de 2011

En algún lugar

Se sentía perdido y desorientado. No sabía precisar si era por la mañana o por la tarde y le invadía ese vértigo que nos acucia cuando no podemos ubicarnos ni geográfica, ni temporalmente.

No conocía a los que acababan de entrar en la habitación y sentía el vago temor de que fueran a hacerle daño.

Notó un pinchazo en el brazo y al poco tiempo, al menos eso le pareció, la luz llenó la estancia.

  • Parece que ha vuelto – oyó que alguien susurraba.


Abrió los ojos con cuidado, para evitar que la luz le cegara, pero la obscuridad era total. No había nadie más en el pequeño cuarto.

En la parte inferior de la puerta se abrió una trampilla y alguien introdujo por ella una bandeja con un plato y una vaso.

Se despertó, la luz de una descarnada bombilla iluminaba la celda. La bandeja con la comida estaba junto a la puerta.

5 comentarios:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Se sentía perdido y desorientado. No sabía precisar si era por la mañana o por la tarde y le invadía ese vértigo que nos acucia cuando no podemos ubicarnos ni geográfica, ni temporalmente. No conocía a los que acababan de ent.....

    ResponderEliminar
  2. En esta ocasión he de reconocer mi completo desconcierto con el relato.
    Parece un cuento relatado al reves.

    ResponderEliminar
  3. Hola, José Vte. Creo que has dado en el clavo. ¿Nunca te ha sucedido que estás soñando con que están llamando al timbre de tu casa y tras, lo que parece en el sueño, un largo lapso de tiempo, te despiertas y, en efecto, están llamando al timbre?
    El timbre, aquí, sería el ruido que habría hecho la trampilla por la que le introducen la comida.
    Quizás el relato no está demasiado logrado. ¿Qué te parece?

    ResponderEliminar
  4. No, al contrario, es desconcertante y supongo que eso es lo que pretendías. Además este tipo de relatos, algo surrealistas, depende mucho de la reacción que a cada lector le provoque.
    Pero a mi me ha gustado

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, José Vte., eres muy generoso.
    Saludos.

    ResponderEliminar