miércoles, 18 de mayo de 2011

Cuento adulto

A Pedro le gustaba decir que las ovejas habían salido corriendo detrás de los lobos y que éstos habían huido asustados.

Sus vecinos le tomaban por loco y no le hacían caso, pero él les decía: "un día las ovejas perseguirán a los lobos y no me creeréis".

Por fin un día regresó al pueblo a media mañana y encontró a los vecinos reunidos en la plaza.

¿Dónde están tus ovejas, Pedro? - le preguntaron sus vecinos.

Él se encogió de hombros y les dijo:

- Ya lo sabéis, se han ido persiguiendo a los lobos. Y vosotros, ¿qué hacéis reunidos en la plaza? - les preguntó.

- Pedimos la dimisión del alcalde.

- Os lo dije - les respondió, al tiempo que, con las manos en los bolsillos, daba media vuelta y se iba calle abajo.

 

 

3 comentarios:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: A Pedro le gustaba decir que las ovejas habían salido corriendo detrás de los lobos y que éstos habían huido asustados. Sus vecinos le tomaban por loco y no le hacían caso, pero él les decía una y otra vez: “un día las ovejas.....

    ResponderEliminar
  2. Habría que convertirse en muchas ocasiones en corderos y perseguir a los lobos que muchas veces se convierten en alcaldes. Ahora tenemos una buena oportunidad. No la desperdiciemos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Eso espero, José Vte. Sería una lástima que desperdiciáramos esta ocasión para poner las cosas en su sitio.
    En democracia los corderos tenemos una ventaja: somos más que los lobos.
    Saludos.

    ResponderEliminar