viernes, 1 de abril de 2011

Costumbre

Cuando ella le dijo que ya no le quería, sintió nauseas, sus pulmones se quedaron sin aire y él sigue pensando que su corazón llegó a detenerse durante un instante.

Cuando su sangre volvió a regar su cerebro y fue capaz de articular algún sonido inteligible hacía horas que ella le había abandonado.

Pensó que no soportaría el dolor de estar sin ella, que no podría seguir viviendo con aquella angustia, que la vida se le haría insoportable...

Pero fue mucho peor: se acostumbró.

7 comentarios:

  1. Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Cuando ella le dijo que ya no le quería, sintió nauseas, sus pulmones se quedaron sin aire y él sigue pensando que su corazón llegó a detenerse durante un instante. Cuando su sangre volvió a regar su cerebro y fue capaz de ar.....

    ResponderEliminar
  2. Acostumbrarse a vivir sin vida debe de ser muy triste. Hay que saber pasar página y empezar de nuevo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. José Vte. no hay nada peor que renunciar a empezar de nuevo, porque eso significa que ya todo está terminado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hay que planteárselo como una oportunidad inigualable de vivir otra vida. Con ilusión. Aunque sea doloroso.

    ResponderEliminar
  5. Cierto, Céfiro, pero cuántas veces nos limitamos a "dejar que el tiempo lo cure" y lo que hacemos en realidad es que la enfermedad se haga crónica.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Que valientes y seguros ustedes!, ya sabemos la teoria pero ¿y la práctica?

    ResponderEliminar
  7. Hola, MA, ni seguros, ni valientes, al menos yo. ¿Práctica? Yo creo que todos somos autodidactas. No hay más posibilidades: tu vida sólo puedes vivirla (o no vivirla) tu mismo.
    Saludos.

    ResponderEliminar